El caminito del Rey es un paso construido en las paredes del desfiladero de los Gaitanes, entre los términos municipales de Ardales, Álora y Antequera, en la provincia de Málaga, comunidad autónoma de Andalucía, España. Se trata de una pasarela peatonal de más de 3 kilómetros, adosada a la roca en el interior de un cañón, con tramos de una anchura de apenas un metro, colgando hasta 105 metros de altura sobre el río, en unas paredes casi verticales.

El paso del tiempo lo deterioró mucho: casi todo el recorrido carecía de barandilla y había segmentos derrumbados, quedando sólo la viga de soporte. Todos estos factores han contribuido a crear una leyenda negra tras haber perdido la vida varios excursionistas tratando de cruzarlo. En 2014, se iniciaron obras para rehabilitarlo. Se construyó una nueva pasarela, con paneles de madera a lo largo de su recorrido. Los trabajos de rehabilitación finalizaron el primer trimestre de 2015 y se reabrió a finales de marzo de ese mismo año, despertando gran expectación entre el público. Se pueden realizar excursiones previa reserva, y la Diputación de Málaga ha habilitado una página web para ese efecto. Actualmente una empresa privada con concesión administrativa gestiona y cobra las entradas, que deben adquirirse de manera anticipada.